Noticias
10 DIC-07

Un estudio realizado en el marco de los proyectos Equal Avanza (Asturias) y Emprendiendo Sin Barreras (Valladolid) define el perfil ideal de las personas que trabajan con emprended

La directora del CEEI, Eva Pando, presentó esta mañana en la jornada “Guía de buenas prácticas en orientación y asesoramiento empresarial” los resultados de un estudio sobre el perfil óptimo del ‘asesor empresarial’ y del ‘informador empresarial’ que ha sido posible gracias a la cooperación entre los proyectos europeos Equal Avanza de Asturias y Emprendiendo Sin Barreras de Valladolid.
El estudio tiene como objetivo general la validación y transferencia de estas figuras como buena práctica para su integración dentro de las políticas de empleo, con el fin de mejorar la calidad de las medidas de acompañamiento a los emprendedores antes, durante y después de la creación de la empresa, reduciendo el riesgo de mortandad y facilitando su consolidación en el tiempo.
Observando el modo y forma de actuación de quienes trabajan con emprendedores, se advertían diferencias sustanciales en criterio, método de trabajo y procedimiento. El resultado de esta situación es un proceso de intervención no consensuado, no estandarizado, no supervisado y, como consecuencia, menos directivo.
En el proceso de asesoramiento intervienen, por un lado, profesionales con diferente denominación que realizan una importante labor en la captación de personas emprendedoras y de acercamiento a la información general sobre servicios de apoyo existentes en el territorio; y de otro, asesores más focalizados en el desarrollo de los planes de empresa y el análisis de viabilidad de las iniciativas empresariales, así como en el apoyo a la búsqueda y obtención de las líneas de financiación más apropiadas, puesta en marcha y posterior seguimiento del negocio.
El estudio propone agrupar las dos tipologías de profesionales anteriormente citados bajo las figuras profesionales ‘informador empresarial’ y ‘asesor empresarial’. Para confeccionar los requisitos mínimos necesarios que deberían poseer, se contó con la colaboración y el consenso de más de 400 personas involucradas en la creación de empresas:representantes de Agencias de Desarrollo Local, personal técnico de Centros de Empresas, personas emprendedoras y empresariado.

Resultados
El siguiente cuadro define el perfil del informador empresarial:
width=500
En cuanto al asesor, este sería su perfil:

width=500

Conclusiones
El estudio concluye recomendando, entre otras acciones, desarrollar servicios, documentación y recursos con actualizaciones continuas para el personal técnico, que debería someterse periódicamente a procesos de reciclaje de conocimiento del mercado laboral y empresarial, así como de los avances en la aplicación de instrumentos y herramientas.
También se aconseja la formación de estos perfiles en materia económica, psicológica y socio política del entorno de los emprendedores y de sus perfiles.
Además, el estudio propone fomentar y marcar una secuencia de encuentros en los que participen todo el personal técnico de las diferentes entidades e instituciones que realizan orientación laboral y asesoramiento empresarial; así como realizar intercambios de conocimientos del personal técnico asesor en materia de creación de empresas con personal experto en diferentes áreas vinculadas al asentamiento empresarial.